Artículo de Mónica Carazo. Vicealcaldesa y Portavoz del Grupo Municipal Socialista.

La infancia ha sido uno de los sectores poblacionales más afectado por la pandemia. Durante el último año, los niños y niñas han sabido estar a la altura de lo que la sociedad les ha exigido en los momentos más delicados. Supieron soportar el confinamiento con una entereza impropia de su edad, se adaptaron a las clases online al final del curso pasado y han demostrado un altísimo grado de responsabilidad a la hora de volver al cole haciendo uso de las mascarillas, los geles hidroalcoholicos y guardando siempre la distancia de seguridad. A todas estas circunstancias, han sumado una temporada deportiva atípica, en la que los Juegos Deportivos Municipales Infantiles (JJDDMMII), no han sido como ellos esperaban, no han podido desarrollarse como años anteriores, pero han sido posibles, una vez más, gracias a sus protagonistas, a los niños y niñas de nuestra ciudad.

La pandemia nos obligó a todos y a todo a adaptarnos a las circunstancias. Fue necesario aprobar un “Protocolo Covid-19 para uso de las instalaciones deportivas” en nuestra ciudad, en el que se marcaban los aforos máximos, las distancias de seguridad, el uso de la mascarilla en la práctica deportiva, la restricción y modificación de accesos a las instalaciones, la ausencia de público, etc. Cambios que han supuesto un esfuerzo para nuestros clubes y entidades deportivas, así como para nuestros deportistas y al personal de la Concejalía de Deportes, a quienes, una vez más, reitero mi reconocimiento y agradecimiento por haber echado el resto para hacer posible que, a pesar de todo, el deporte en Rivas siguiese vivo.

En estos días en los que estamos clausurando la temporada de Juegos Deportivos Municipales Infantiles, hay que destacar que los trofeos y medallas que hemos ido entregando no han brillado tanto como las sonrisas de estos pequeños grandes deportistas infantiles, camufladas bajo las mascarillas, pero más que evidentes en la miradas de todos y todas ellas. Y es que el deporte infantil ha vuelto a ser la mejor herramienta para la educación en valores como el compañerismo, la solidaridad, el juego en equipo y la gestión de las emociones propias del deporte, tanto de la victoria como de la derrota. Y este año, además, ha servido para que conozcan la importancia de la responsabilidad colectiva y para evadirles de un día a día más complejo de lo habitual, tanto en sus familias como en la sociedad en la que conviven.

Los niños y niñas de los Juegos Deportivos Municipales Infantiles han vuelto a demostrar, una temporada más, que nada ni nadie para el deporte en Rivas, una de nuestras señas de identidad. ¡Enhorabuena y gracias a todos y todas!