Ochenta y tres años sin Machado

PSOE Rivas - Elena Muñoz Echeverría

Artículo de opinión

Elena Muñoz Echeverría
Secretaria de Desarrollo Económico y Cultural

Hace tres años, en el otoño de 2019, compañeros y compañeras de la Agrupación socialista de Rivas emprendimos un viaje para conmemorar los ochenta años del Exilio, los mismos años que se cumplían de la partida de Antonio Machado, fallecido en Coillure el 22 de febrero de 1922. Allí, en el pequeño pueblo costero francés visitamos la tumba del maestro y le dedicamos unas palabras de recuerdo.

Hoy nuestro país está saliendo de una tragedia también, aunque no del mismo calibre que aquella sucedida en 1939,  que fue una auténtica sangría humanitaria y de pérdida de talento irrecuperable.

¿Qué decir de Antonio Machado que no se haya dicho? Poco más allá de su calidad no solo como escritor, como poeta, sino, también, como hombre bueno, de conciencia conmovida ante unos tiempos convulsos, injustos e incomprensibles.

Dejamos aquí su palabra, que es el mejor homenaje que se puede hacer a quien tanto nos ha dado.

Sobre España, su país, que abandonó con el alma ya rota y la vida agotada:

“Tengo un gran amor a España y una idea de España completamente negativa. Todo lo español me encanta y me indigna al mismo tiempo. Mi vida está hecha más de resignación que de rebeldía; pero de cuando en cuando siento impulsos batalladores que coinciden con optimismos momentáneos de los cuales me arrepiento y sonrojo a poco indefectiblemente. Soy más autoinspectivo que observador y comprendo la injusticia de señalar en el vecino lo que noto en mí mismo. Mi pensamiento está generalmente ocupado por lo que llama Kant conflictos de las ideas trascendentales y busco en la poesía un alivio a esta ingrata faena. En el fondo soy creyente en una realidad espiritual opuesta al mundo sensible”.

Su admiración al papel de la mujer:

“Creo que la mujer española alcanza una virtud insuperable y que la decadencia de España depende del predominio de la mujer y de su enorme superioridad sobre el varón. Me repugna la política donde veo el encanallamiento del campo por el influjo de la ciudad. Detesto al clero mundano que me parece otra degradación campesina. En general me agrada más lo popular que lo aristocrático social y más el campo que la ciudad. El problema nacional me parece irresoluble por falta de virilidad espiritual; pero creo que se debe luchar por el porvenir y crear una fe que no tenemos. Creo más útil la verdad que condena el presente, que la prudencia que salva lo actual a costa siempre de lo venidero. La fe en la vida y el dogma de la utilidad me parecen peligrosos y absurdos. Estimo oportuno combatir a la Iglesia católica y proclamar el derecho del pueblo a la conciencia y estoy convencido de que España morirá por asfixia espiritual si no rompe ese lazo de hierro. Para ello no hay más obstáculos que la hipocresía y la timidez. Ésta no es una cuestión de cultura —se puede ser muy culto y respetar lo ficticio y lo inmoral— sino de conciencia. La conciencia es anterior al alfabeto y al pan”.

Para terminar, su poesía, el conocido poema EL MAÑANA EFÍMERO, que denuncia enojado la descomposición de la patria, el atraso moral e intelectual de la sociedad de su tiempo, la secular decadencia que ni siquiera es consciente de su descomposición.

La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y de alma quieta,
ha de tener su mármol y su día,
su infalible mañana y su poeta.En vano ayer engendrará un mañana
vacío y por ventura pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero,
a la moda de Francia realista
un poco al uso de París pagano
y al estilo de España especialista
en el vicio al alcance de la mano.
Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahúr, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste,
cuando se digna usar de la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas,
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero;
el vacuo ayer dará un mañana huero.
Como la náusea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.
Más otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.

Comparte:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Otros artículos

Quizás te interese

Lucía Villegas

Motivos para celebrar

Uno de los principales retos a que se enfrentan las sociedades actuales es el de hacer frente al progresivo envejecimiento de la población, explicado en