La alternativa residencial para las personas ‘senior’

pilar-alonso

Artículo de opinión

Pilar G. Alonso García
Concejala de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Rivas

Han sido muchos los cambios que se han venido produciendo en los últimos años en el sector inmobiliario, de la mano de los que también se han venido produciendo en la sociedad, que ha evidenciado nuevas necesidades, algunas esenciales, como las relacionadas con la vivienda.

Entre esas necesidades, destacan las que presentan las personas mayores que afrontan su última etapa vital con dudas sobre el modelo habitacional por el que optar. Hay una gran mayoría de ellas que coincide en la urgencia de buscar alternativas al modelo actual de residencias, que se ha quedado obsoleto. La característica principal de estas residencias tradicionales radica en su apuesta por un modelo en el que priman los ambientes hospitalarios y no se centran en la persona.

El Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, a través de la Empresa Municipal de la Vivienda de Rivas (EMV), a fin de cubrir esa demanda de innovación social en materia de soluciones residenciales para mayores, ofrece a ese colectivo una alternativa a las residencias tradicionales con una fórmula basada en la convivencia, articulada mediante un modelo colaborativo autogestionado, que promueve la autonomía personal y de atención a la dependencia mediante el Modelo de Atención Integral y Centrada en la Persona (MAICP). Es el proyecto Cohabita Rivas.

Los alojamientos colaborativos de mayores con MAICP promueven mejoras en la salud y el bienestar de las personas mayores y desarrollan proyectos con la persona como protagonista, en línea con las recomendaciones internacionales en torno al envejecimiento activo y el derecho a la autonomía personal. Es una apuesta clara por la humanización del sector, un colectivo heterogéneo con necesidades diferentes en función de su situación personal. De ahí que se promueva la adaptación del entorno a esas circunstancias individuales, con un equilibrio propio de un sistema que debe contar también con las características propias de la vida en común.

Las residencias para mayores no suelen ser la opción preferida por las personas usuarias, que demandan hoy un envejecimiento activo. El modelo residencial se ha humanizado en los últimos tiempos, pero las residencias no dejan de parecerse a un hospital. El modelo, además, ha hecho aguas durante la pandemia de la Covid, con las consecuencias fatales que todos conocemos.

Así, conceptos como el de autonomía, participación o inclusión impregnan el proyecto Cohabita Rivas, que promueve el envejecimiento activo. Las personas usuarias de este nuevo modelo residencial, que en Rivas promueven las asociaciones Taray, Cosmos de Rivas y La Corrala, podrán disfrutar de sus espacios privados, pero también de los comunes. Estas personas no necesitan una vivienda, sino generar entornos seguros con sus amistades más cercanas, con las que garantizan la ayuda mutua y un grado de empatía que les hace afrontar el futuro con más confianza. España no tardará muchos años en convertirse en uno de los países más envejecidos del mundo y las futuras generaciones que alcancen su jubilación van a demandar modelos novedosos de atención y cuidados más personalizados. De hecho, ya lo están haciendo y es necesario ofrecerles las mejores alternativas a las residencias de mayores. 

Comparte:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Otros artículos

Quizás te interese

Llamemos a las cosas por su nombre

La Comunidad de Madrid anuncia a bombo y platillo la apertura de nuevos centros de urgencias extrahospitalarias bajo la denominación de “Puntos de Atención Continuada” 

Los Centros de Mayores a revisión

El número de personas mayores en nuestra ciudad, en Rivas Vaciamadrid, va creciendo año tras año. Una situación que, todos y todas, tenemos que tener