El plan de economía circular en Rivas

CEM - Alfonso Herrera

Artículo de opinión

Alfonso Herrera Navarro
Secretario de Movilidad Sostenible y Agenda Urbana

Cada vez se escucha más y más hablar de economía circular y de la necesidad de cambiar a este modelo. Por supuesto, en Rivas también. Es cierto que en estos dos últimos años hemos oído hablar mucho de este término y no han sido pocas las convocatorias por parte del Ayuntamiento y la Concejalía de Transición Ecológica informando y llamando a la participación ciudadana sobre este asunto. Pero también es fundamental que consigamos de forma definitiva interiorizar y hacer nuestro este compromiso desde todas las edades, poblaciones y entornos, tanto educativos como profesionales e institucionales. Educación, concienciación y participación son ejes imprescindibles de cualquier plan de economía circular.

Es evidente que resulta imprescindible cambiar el modelo económico de consumo de usar y tirar, el llamado modelo lineal al que tanto estamos acostumbrados, por el modelo de economía circular en el que deja de existir el concepto de residuo como tal. Para ello de nuevo la formación y la educación desde las etapas escolares más tempranas, resulta fundamental para mejorar las cifras actuales de reciclado y la consecución de los objetivos acorde con los retos contemplados en la Agenda 2030. Tampoco debemos olvidar la huella de carbono de todos los procesos que integran el sistema de producción.

Actualmente la tasa española de reciclaje apenas rebasa de media el 30% muy por debajo de los países más avanzados de la UE que rondan el 50% e incluso el 60%. Hay regiones españolas en las que se llega a un 40% incluso al 50%. La separación en origen, las inversiones y el tratamiento en plantas adecuadas es fundamental para conseguir mejorar estas cifras.

Uno de los grandes problemas de nuestro sistema actual de tratamiento de residuos sólidos urbanos (RSU) es el porcentaje de residuos impropios. Este porcentaje aún es elevadísimo en los residuos clasificados en origen, especialmente en la fracción orgánica, e impide elevar los porcentajes del resto de fracciones y produce el que gran cantidad de estos terminen en vertedero, aumentando además de la ineficacia del sistema, el coste del servicio de eliminación.

A finales del año pasado vencía el plazo para el establecimiento de la recogida de la materia orgánica para municipios con población superior a 5.000 habitantes. En Rivas es aún muy escasa su implantación, en apenas 750 hogares. La recogida es domiciliaria y en compostadoras comunitarias. En estos casi tres años de legislatura se han implantado en Rivas diferentes tipologías de puntos limpios (móviles, minipuntos limpios) y el quinto contenedor en algunas viviendas del Barrio de la Luna y ahora en Covibar y La Fortuna. También se ha establecido un sistema de recogida de cápsulas de café e instalado máquinas expendedoras de bebidas 100% sostenibles. Desgraciadamente, aunque Rivas es una de las mejores ciudades de la Comunidad en lo que a reciclaje se refiere, en cuanto a implantación del quinto contenedor, ya llegamos tarde.

Para cumplir los objetivos contemplados en la Agenda 2030 tenemos que implementar los procesos necesarios para reducir el porcentaje de deriva de residuos a vertedero hasta un 10% para el año 2030. Una de las claves de la concienciación ciudadana para aumentar los porcentajes de reciclaje serían los incentivos económicos en forma de bonificaciones en las tasas ambientales. Resulta imprescindible la informatización de los puntos limpios para poder abordar este incentivo económico que sin duda incidiría no solamente en las tasas de reciclaje de materiales, sino también en la actitud cívica de la población. Se trataría de dar un salto cualitativo importante en nuestra ciudad, para pasar de la teoría a los hechos y liderar las cotas de protección ambiental que una ciudad como Rivas, moderna, joven y participativa merece y demanda.  

La propuesta socialista para el tratamiento de los RSU en la Comunidad de Madrid, pasa por la creación de un Consorcio Regional de Residuos que asesore a los municipios, y por una descentralización ordenada y local sobre todo en lo que a residuos orgánicos se refiere. Obviamente esto no es posible sin las necesarias inversiones que, a mi juicio, deben provenir fundamentalmente de la Comunidad de Madrid. Y por supuesto, siguiendo y fomentando todos y cada uno de las etapas relativas a la implantación de un verdadero sistema de economía circular.

Comparte:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Otros artículos

Quizás te interese

Saramago y Rivas

«La historia se escribe desde el punto de vista de los vencedores, los vencidos nunca han escrito la historia. Y se escribe, fatalmente, desde un

Proyecto, liderazgo y equipo

A nadie se le escapa que los partidos políticos, a estas alturas de legislatura, están ya mirando a las elecciones de mayo de 2023. Unos

Ahorrar energía es buena gestión

No cabe duda de que el Decreto de Ahorro energético promulgado por el Gobierno de España el pasado agosto ha despertado polémica. Una polémica manejada